De pronto, el ser, un ser vivo, es algo que no llegamos a comprender del todo, solo entendemos, captamos o percibimos una porción mínima de lo maravillosa que es nuestra vida y lo que nos rodea.

Comprendemos algunos fenómenos naturales, pero la gran mayoría de estos acontecimientos, con los cuales interactuamos cotidianamente, los ignoramos completamente y no somos capaces de asimilar.

La vida es algo complejísimo, de la cual, percibimos solo una pequeña parte; la ciencia tradicional se ha ocupado de la molécula, del proceso químico, pero ha dejado de lado el estudio del proceso eléctrico o electromagnético. Este es un proceso sutil, donde la energía es la clave para que la materia se cohesione o se desintegre.

Lo que nos dicen las culturas antiguas en general, es que existe una energía cósmica que activa e impregna todo el universo: para los hindú es el prana; para los chinos, el chi; para los hebreos, el ruasch; para los inca, el huaca.

Los físicos dicen que el universo está compuesto por un 4% de materia atómica o materia normal, 23% del universo es materia oscura y 73% es energía oscura. Lo que antes se creía que era un espacio vacío, es en realidad un sistema nervioso invisible al ser humano, pero perceptible para el reino animal y vegetal, que recorre todo el universo conectando todas las cosas.

Para poder visualizarlo y además profundizar más en el conocimiento de estos fenómenos naturales, el Instituto Max Planck de Alemania, creó la animación llamada “Simulación del milenio”.

Todo es energía, todo es vibración.

Cualquier molécula química, incluso la piedra o el metal, son átomos vibrando e interactuando con el resto de moléculas, radiaciones, campos eléctricos, campos magnéticos y campos electromagnéticos que rodean el entorno.

Es decir, todo átomo vibrando en movimiento genera su campo magnético, por ejemplo, en el sistema solar, el campo magnético más grande es el sol. Él es el principal generador de energía.

En el caso del planeta Tierra, el principal generador de energía es el núcleo terrestre; de hecho este crea un campo geomagnético que filtra impidiendo el paso de radiaciones cósmicas destructivas, dejando pasar solo las radiaciones que le permiten mantener la vida.

También el ser humano es un gran campo electromagnético, es un cuerpo de energía en su totalidad, igual que una pila o batería. Este tiene la capacidad de generar su propia magnetósfera.  A medida que somos más sanos y felices -alimentación, ejercicio, meditación, relaciones sociales, pensamientos positivos, frecuentar, dormir y trabajar en lugares libres de electro esmog o  venas de agua- nuestro campo electromagnético es más grande, dando como resultado mayor vitalidad. A menor campo electromagnético, más vulnerabilidad y disposición a enfermedades. El campo biomagnético humano puede llegar a tener varios metros de circunferencia y se ve con la forma de un toroide, símbolo del infinito, el ADN o la Lemniscata Solar

Nuestro cuerpo pasa a ser una antena que capta y percibe las radiaciones, magnetismos y electromagnetismos;  las energías del entorno.

Cuando uno está en contacto con la naturaleza, constantemente se encuentra con lugares intensos, donde la presencia de un árbol, de una roca, un río, una montaña, te llenan la batería o la pila de tu ser. Estos lugares  mágicos, reveladores o verdaderos generadores de energía, producen la mayoría de las veces un sentir de tranquilidad, regeneración, armonía y bienestar.

Somos sensibles a distintos tipos de alteraciones, solo que no nos damos cuenta. Pero el hecho de estar también detenidos varias horas sobre una vena de agua subterránea, hace que el cuerpo se estrese o que los animales se enfermen, que el pasto se queme y las flores se marchiten.

Es un conocimiento muy poco divulgado y mucho menos los aspectos empíricos de esta nueva ciencia llamada por algunos Geobiología, sin embargo creo que es un fenómeno más complejo y simple a la vez, que lo responsable, seria dictar nuevos parámetros de discusión que puedan dar la interpretación a corde al momento socio, histórico y cultural en el cual nos estamos desarrollando.

Por intermedio de la radiestesia se determinan las Energías Telúricas que afectan para bien o para mal sobre plantas, animales y personas.

Lo que encontraras más adelante es un material que da a conocer aspectos teóricos y otros muy empíricos. La idea es que sirva de ayuda y esclarecimiento del tema que lamentablemente para algunos es brujería o magia, cuando en realidad es el conocimiento de las energias que nos rodean y que por ser invisibles por no tener desarrollado este conocimiento, no dejan de estar y afectar la vida del planeta.